La decisión de iniciarte en la exportación debe ser fruto de una reflexión interna en la empresa y debe integrarse en tu estrategia de desarrollo empresarial. Exportar no es sencillo y la empresa tiene que estar preparada para competir en los mercados internacionales.

Antes de iniciarte en un proceso de Internacionalización te recomendamos analizar el potencial de internacionalización de tu empresa y ver el potencial que tiene para competir en los mercados exteriores: identificar los potenciales productos a internacionalizar,  ver la capacidad financiera y el personal disponible, entre otros. Un buen análisis ayuda a conocer bien la situación real de tu empresa y a mejorar aquellos apartados de mayor debilidad. El objetivo es iniciar el proceso con la mejor base posible y conocer qué mercados son los más adecuados

Una de las tareas más importantes a la hora de iniciar tu proceso de exportación es seleccionar adecuadamente el mercado objetivo sobre el cual tu empresa va a desarrollar su plan de internacionalización. Muchos aspectos inciden en esta elección del mercado objetivo: tamaño, crecimiento, riesgo, competencia, pertenecía a áreas geográficas determinadas, idioma, barreras, oportunidades, experiencia de la empresa, etc. Ver qué necesitas para empezar a exportar a esos mercados.

Una vez identificado el mercado objetivo, deberás identificar clientes y definir el posicionamiento que quieres obtener. Todo esto se tiene que reflejar en  el plan de internacionalización que al menos debe contener un plan de acción, objetivos, plazos y responsables y un plan económico financiero.

Si quieres iniciar el proceso de internacionalización de tu empresa te recomendamos que solicites tu incorporación a los programas Xpande y Xpande Digital, que puedes combinar con el Plan Internacional de Promoción para empezar a trabajar en el mercado objetivo.


Casos de éxito