Los empresarios de la construcción recuperan confianza y aumentan su empleo


La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife señala que para dar continuidad a reactivación del sector de la construcción será necesario contar con la aprobación de la Ley del Suelo prevista para las próximas semanas, además de activar con celeridad los proyectos previstos una vez que se aprueben los presupuestos generales del Estado.

 

La afiliación a la Seguridad Social aumenta en el primer trimestre un 7,4% respecto al año anterior y el paro registrado desciende un 12,8%.

 

La licitación oficial aumenta en tasa interanual un 23,4% debido a las obras de ingeniería civil (261,2%), ya que las de edificación disminuyen un 26,2%.

 

 

Los visados de dirección de obra tramitados en el primer trimestre fueron un 106,7% superiores a los del mismo período del año anterior.

 

La compraventa de viviendas desciende por primera vez desde mediados de 2012 (-1,6%), motivada por la caída de las viviendas nuevas.

 

Los empresarios del sector de la construcción comienzan a ver la luz después de un largo y oscuro túnel que han tenido que atravesar y que les ha supuesto perder gran parte de su tejido productivo y de su empleo. El sector más castigado por la crisis económica que, según los datos que aflora el boletín de coyuntura económica del primer trimestre de 2017 elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, comienza a emerger.

 

Así lo pone de manifiesto el Indicador de Confianza Empresarial del mes de abril, referido a los resultados empresariales de los tres primeros meses de 2017 y a las expectativas para el segundo trimestre del año, con un incremento en el nivel de confianza del 4,7%. Un resultado que es fruto de un progresivo aumento de las respuestas optimistas y un descenso de las pesimistas, aunque es la estabilidad en la actividad la que registra un mayor peso, la cual se valora también de manera positiva desde la institución cameral si se tiene en cuenta de la inactividad que registró el sector en los años de crisis.

 

Así, un 20% de las empresas afirmó haber mejorado sus resultados en el primer trimestre del año y un 53% los mantuvo, con lo que se puede afirmar que el 73% de los empresarios de este sector se muestra moderadamente optimista sobre la evolución de su actividad, frete a un 27% que aún afirma retrocesos. Una tendencia de progresiva mejora que también se pone de manifiesto de cara a las expectativas a corto plazo con un aumento de la estabilidad y un retroceso de las respuestas negativas que pasan de un 27% a un 24%.

 

 

Mejores “sensaciones” que no impiden que este sector económico siga siendo el de menor nivel de confianza y el que más dificultades está teniendo para recuperar su actividad y empleo. Por eso, desde La Cámara de Comercio se insiste en la importancia de dar continuidad a esta incipiente mejora, a través de la toma de decisiones y la ejecución de proyectos con carácter de urgencia, poniendo los recursos que sean necesarios para activar los proyectos que con la recuperación presupuestaria prevista con la aprobación de los presupuestos generales se puedan poner en marcha. En este sentido el presidente de la institución cameral, Santiago Sesé, pone de manifiesto “la importancia de tener la capacidad necesaria para poder ejecutar los fondos y ganar el tiempo perdido en beneficio nuestras infraestructuras públicas y de la mejora de nuestra competitividad, además de contribuir con ello a la recuperación de un sector estratégico con importantes efectos de arrastre sobre el conjunto de la economía y el empleo de las islas.

 

Una reactivación, apunta Sesé, “para la que también será necesario contar con la aprobación de la Ley del Suelo, prevista para las próximas semanas, permitiendo mejorar la simplificación administrativa y la inseguridad jurídica que en estos momentos existe a la hora de acometer cualquier proyecto, demandas insistentemente reclamadas desde el sector empresarial a lo largo de esta crisis”.

 

Los indicadores cuantitativos respaldan la buena evolución del sector

 

A pesar de que los presupuestos de los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el primer trimestre de 2017 registran un descenso del 18,9% respecto al trimestre anterior, la variación anual muestra un significativo aumento del 23,4%, superando significativamente la variación nacional que para el mismo periodo fue 4,9%.

 

Según la tipología de la obra, las de edificación aumentan sus presupuestos en el primer trimestre (43,8%) y registran un 26,2% menos que lo presupuestado en el mismo período del año 2016. Por el contrario, las de ingeniería civil experimentan una variación negativa respecto al cuarto trimestre (-43,1%) y positiva en su comparativa con el mismo trimestre de 2016 (261,2%).

 

Los indicadores de la actividad privada también reflejan comportamientos positivos respecto a los datos de hace un año. Los visados de dirección de obra tramitados en el primer trimestre fueron un 106,7% superiores a los del mismo período del año anterior y las certificaciones fin de obra aumentaron anualmente un 169,9% en el mismo período, así como su valor de liquidación, que es un 136,6% superior al de hace un año.

 

Avances de actividad que se aprecian en una materia prima fundamental para el sector como es la venta de cemento, la cual experimenta un aumento anual del 2,9% durante los tres primeros meses del año y en el comportamiento del mercado de trabajo con una variación al alza de los afiliados y un descenso en el número de parados. La afiliación a la Seguridad Social en el promedio del trimestre aumenta un 7,4% interanual y la cifra de paro registrado aportada por el Servicio de Empleo Público (SEPE) revela un descenso interanual del 12,8% en el promedio del trimestre.

 

La compraventa de vivienda retrocede por el descenso en las ventas de vivienda nueva.

 

La compraventa de viviendas cae un 1,6% respecto al primer trimestre de 2016, provocado por el descenso de la compraventa de viviendas nuevas (-15,4%), ya que las usadas aumentan un 2,5%. De igual manera el número de hipotecas sobre viviendas en los tres primeros meses del año desciende un 18,5% respecto al año anterior, al igual que el importe de las mismas, con una caída del 5,8%. El precio de la vivienda protegida aumenta en el primer trimestre un 2,9% interanual, mientras que el de la vivienda libre lo hace en un 3,9% en el mismo período.