La Cámara de Comercio confirma que Canarias será una de las comunidades más dinámicas en 2018


Los resultados alcanzados hasta el mes de septiembre y las buenas perspectivas empresariales para finales de año permitirían que en 2017 el PIB canario crezca en el entorno del 3,7%, moderando su crecimiento hasta el 2,7% en el año 2018

 

El presidente de la Cámara de Comercio, Santiago Sesé, afirma que “no solo debemos hacer reformas cuando la situación es adversa, tenemos que aprovechar la mejor coyuntura económica para conseguir un mayor desarrollo y bienestar de Canarias”.

 

Juan Ramón Fuertes, director territorial de Caixabank habló de tres aspectos que han sido mitigantes de la recuperación económica: la situación de tipos de interés más bajos de la historia, la inversión de las empresas, que se endeudan a tipos fijos bajos y que aprovechan las coberturas de tipos de interés.

 


Canarias será una de las comunidades autónomas más dinámicas durante el próximo año, gracias al mantenimiento de la actividad turística y al impulso económico que supone ejecutar el mayor presupuesto público de toda la historia de Canarias. Así lo ha puesto de manifiesto hoy el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz, Santiago Sesé, en la presentación de los resultados empresariales y económicos correspondientes al tercer trimestre de 2017, junto con el director territorial de Caixabank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, entidad patrocinadora del Boletín de Coyuntura Económica trimestral desde el año 2011. 

 

En el transcurso de la rueda de prensa celebrada en el día de hoy, la Cámara de Comercio ha puesto de manifiesto los buenos registros que viene sosteniendo la economía canaria a lo largo de los últimos cuatro años, tanto en términos de actividad como de empleo, pero ha vuelto a poner el acento en las reformas estructurales pendientes y en la necesidad de continuar buscando estímulos que permitan sostener el ritmo de crecimiento evitando un uso ineficiente de los mayores recursos públicos existentes.

 

En este sentido el presidente de la institución camaral, Santiago Sesé, afirmó en la mañana de hoy que “igual de importante es gestionar un presupuesto con escasos fondos que con muchos, ya que en ambos casos es necesario establecer prioridades. Asimismo, afirmó que “ahora que tenemos más recursos públicos es importante poner los medios para que no se produzcan cuellos de botella o ineficacias que hagan que la ejecución del gasto no genere los efectos deseados en la economía y el empleo de las islas”.

 

A la luz de los resultados que arroja el Boletín de coyuntura del tercer trimestre del año se confirman cuatro años de recuperación, desde que a finales de 2013 la economía canaria dejara atrás dos recesiones económicas, la destrucción de cerca de 15.000 empresas y una tasa de paro que llegó a afectar al 35% de la población activa. Al cierre del tercer trimestre de este año la situación es distinta, con la recuperación de 13.077 empresas y una tasa de paro del 21,9%. Un cambio de coyuntura que ha sido posible gracias al intenso y prolongado ajuste que han hecho los agentes económicos y que han generado aumentos de competitividad fundamentales para que se produzca el cambio de ciclo económico.

 

De hecho, la economía canaria continuó creciendo a lo largo del tercer trimestre del año y los indicadores cuantitativos y cualitativos muestran que el ritmo de avance superó al de los dos trimestres precedentes gracias a la demanda turística y nacional que continuaron siendo los principales componentes del crecimiento económico de las islas. Periodo en el que también se consiguió avanzar en términos de inversión y empleo.

 

Un comportamiento que corroboró, Juan Ramón Fuertes, el cual habló de tres aspectos que han sido mitigantes de la recuperación económica: la situación de tipos de interés más bajos de la historia, la inversión de las empresas, que se endeudan a tipos fijos bajos y que aprovechan las coberturas de tipos de interés (al hilo de este tema, la contratación de hipotecas de particulares han aumentado un 65% a tipo fijo, convirtiendo el riesgo en oportunidad) y en tercer lugar, la reducción de la tasa de morosidad, que se ha situado por debajo del 5%.


Asimismo, hizo un balance del número de operaciones de inversión firmadas, destacando las 33.100 de enero a octubre de este año 2017, frente a las 23.308 operaciones firmadas en el mismo período en 2016. En cuanto al volumen, destacó los 1.100MM de euros firmados en los 10 primeros meses de 2017, frente a los 738MM de euros en los mismos meses en 2016.


De igual forma, comentó dos indicadores que están ayudando al crecimiento, como son la dinamización de la propia economía y la confianza de las empresas, familias e instituciones en el futuro (recordemos en épocas de crisis, no solo las entidades bancarias tomaron precauciones, también los empresarios se volvieron más prudentes, propiciando el freno al avance.


Un balance de resultados alcanzados hasta el mes de septiembre y buenas perspectivas empresariales para finales de año que, según se estima desde el área de estudios de la Cámara de Comercio, permitirían que en 2017 el PIB canario crezca en el entorno del 3,7%, en la línea de lo que lo hizo en el año 2016, con una tendencia hacia la moderación durante el próximo año que pudiera recortar un punto porcentual el ritmo de crecimiento actual hasta situarlo en el 2,7% en 2018, con lo que se superaría el crecimiento medio nacional estimado por diferentes centros de análisis en el entorno del 2,5%.

 

Canarias será una de las comunidades autónomas más dinámicas en 2018, gracias al mantenimiento de la actividad turística y al impulso económico que supondrá ejecutar el mayor presupuesto público de toda la historia de Canarias. Sin embargo, durante el próximo año más importante que el cuánto será el cómo pues, una vez sentadas las bases de la recuperación de la economía, aún es más complejo consolidar su avance en el tiempo.

 

Los principales indicadores de actividad muestran comportamientos positivos y al alza en algunos sectores de actividad como la construcción, pero también ciertos síntomas de agotamiento en otros como el turístico, el cual está rozando sus límites de crecimiento, por lo que no podrá seguir aportando, mucho más de lo que ya lo hace, a la economía y el empleo de las islas.

 

Por eso, y sin dejar de poner de manifiesto los buenos registros que viene sosteniendo la economía canaria a lo largo de los últimos cuatro años, tanto en términos de actividad como de empleo, el presidente de la institución cameral quiso poner el acento en las reformas estructurales pendientes y en la necesidad de continuar buscando estímulos que permitan sostener el ritmo de crecimiento evitando un uso ineficiente de los mayores recursos públicos existentes.

 

En este sentido afirmó que “La composición del crecimiento actual por ahora no es sostenible, ya que aún está muy sustentada en la actividad turística y en recuperación de la demanda interna, por lo que se deberán seguir acometiendo reformas que permitan que se generalice el crecimiento al conjunto de sectores productivos; que se redimensionen y profesionalicen nuestras empresas; que favorezcan el avance de actividades emergentes y con un alto potencial de crecimiento; que se eliminen los elevados niveles de economía sumergida; que se recupere el desempleo estructural que existe en el archipiélago y que se mejore la productividad de nuestros trabajadores o aumenten la internacionalización de nuestra economía.”

 

Continuó afirmando que “ahora que tenemos más recursos públicos, es trascendental poner los medios para que no se produzcan cuellos de botella o ineficiencias que hagan que la ejecución del gasto no genere los efectos deseados. En este sentido se ha de tener en cuenta que igual de importante y complejo es gestionar un presupuesto con escasos fondos que con muchos, ya que, en ambos casos, es fundamental establecer bien las prioridades.”

 

Canarias arrancará 2018 con una buena posición de partida, envuelta en una tendencia de recuperación de la actividad y del empleo, que podrá mantener siempre que se vayan incorporando nuevas y mejores recetas en sus planteamientos y políticas. En esta línea, Santiago Sesé, reivindicó que los gobernantes canarios tienen que aprovechar este momento como una oportunidad para mejorar la inversión, la productividad y la competitividad elaborando políticas económicas para los próximos años en las que:

 

  • Se apueste decididamente por la educación y la formación como pilares básicos del desarrollo económico y social de Canarias. Una formación integral que no solo se sustente en la adquisición de contenidos, sino en la que se trabajen competencias básicas como el trabajo en equipo, la comunicación, los idiomas, las nuevas tecnologías y, en valores, como la cultura del esfuerzo o la solidaridad.

 

  •  Se convierta en una realidad la simplificación y agilización administrativa, para que la burocracia no reste capacidad inversora. En esta línea es importante no retrasar más la tramitación electrónica en todos los departamentos y áreas de la administración para conseguir una administración cada vez más productiva.

 

  • Se favorezca la movilidad funcionarial y se dote de recursos a los departamentos donde se están produciendo los mayores cuellos de botella a la hora de tramitar proyectos de inversión, en estos momentos paralizados por falta de medios;

 

  • Se luche contra la economía sumergida, que tanto daño está haciendo a las empresas que sí cumplen con todas sus obligaciones.

 

  •  Se recupere el retraso en infraestructuras básicas, no solo de aquellas que están por hacer, como el puerto de Fonsalía, tan necesario para el desarrollo de nuestra provincia; sino manteniendo la calidad y la competitividad de las que ya están en funcionamiento bajo condiciones de precariedad, como pudiera ser el caso de la terminal del aeropuerto Tenerife Sur; …

 

  • Se acelere la apuesta por las energías renovables para aminorar los costes de explotación de nuestras empresas y el coste medioambiental para Canarias.

 

  • Se impulse la modernización y la competitividad del comercio de las islas, cuyo sector más tradicional comienza a estar amenazado por el exponencial crecimiento que se está produciendo en el comercio electrónico.

 

  • Se busquen fórmulas que incentiven el consumo de los millones de turistas que visitan nuestras islas cada año mejorando las sinergias y los efectos de arrastre sobre el resto de sectores de la economía.

 

  • Se solvente el problema de escases de áridos al que se enfrenta el sector de la construcción y que supone un límite a la hora de acometer nuevos proyectos, ahora que hay mejores perspectivas de crecimiento y recuperación del empleo en el sector.

 

  • Se mejore la imagen que se está trasladando a la sociedad canaria e internacional sobre el proceder del sector hotelero el cual, a pesar de no haber parado de generar riqueza y empleo en los últimos años se encuentra juzgado, de manera injusta y constante, en los medios de comunicación, haciéndolo responsable último de la mejora cuantitativa y cualitativa del mercado laboral canario.

 

 Se incremente la internacionalización de nuestra economía.

 

Muchos retos y oportunidades que a juicio del presidente de la institución cameral se deben de afrontar en el corto y en el largo plazo con el objetivo último de conseguir ser una sociedad más equilibrada y dinámica.

 

Resultados de síntesis sobre el comportamiento económico del tercer trimestre

 

El consumo de los hogares mantuvo su fortaleza, sustentado en la recuperación del empleo y en unas favorables condiciones financieras tal y como se aprecia en indicadores como las ventas minoristas que crecen por quinto año consecutivo a una tasa promedio durante del tercer trimestre del año del 3,4%, un 1,7% por encima del crecimiento medio nacional, mejora que también se reflejó en la ocupación cuyo avance anual para el mismo periodo fue del 4,1%. Del mismo modo, las matriculaciones el número de matriculaciones de turismos fue de 17.697, un 20,3% más que en el segundo trimestre y un 9,5% superiores a las del mismo período de 2016.

 

Por su parte la inversión mantuvo un tono positivo favorecida también por la recuperación de la demanda y por las condiciones financieras tal y como se aprecia en indicadores cuantitativos como el referido a la matriculación de vehículos de carga, con un avance anual superior a los dos dígitos (13,1%); las empresas inscritas en la seguridad social con un avance anual del 2,6%; o el descenso del número de quiebras con un 15% menos de procedimientos concursales que hace un año.

 

En relación a los indicadores cualitativos indicar que el Índice de Confianza Empresarial encabezó el ranking nacional con un avance del 3,1% en la encuesta de octubre.

 

Por lo que se refiere a la demanda externa, las exportaciones experimentan un incremento interanual del 13,7% en el tercer trimestre y las importaciones aumentan entre julio y septiembre a una tasa anual del 6,3%.

 

Desde el lado de la oferta, todos los sectores avanzaron de manera generalizada destacando frente a otros trimestres el buen comportamiento de la construcción, que a su vez tiró de la industria de bienes intermedios, y de la industria turística, con efectos de arrastre positivos en actividades tan importantes como el comercio, los transportes, la restauración y el ocio, entre otras.

 

Los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el tercer trimestre registran un incremento del 14,8% respecto al trimestre anterior y la tasa de variación anual desciende un 21,9%. Según la tipología de la obra, las de edificación aumentan sus presupuestos en el tercer trimestre (67,5%) y registran un 11,6% más que lo presupuestado en el mismo período del año 2016. Por lo que se refiere a las obras de ingeniería civil, experimentan una variación negativa respecto al segundo trimestre (-12%) y también en su comparativa con el mismo trimestre de 2016 (-39,4%).

 

El índice de producción retrocede un 1,2% anual en su promedio trimestral, únicamente por la disminución de la producción de energía (-4,7%) ya que el resto de los bienes experimentaron avances liderados por la producción de bienes de equipo (10,5%) a la que le sigue la producción de bienes intermedios (6%), los bienes de consumo duradero (3,7%) y los bienes de consumo no duradero (2,8%) presentan tasas de variación positivas.

 

El promedio trimestral de afiliados a la Seguridad Social en el sector industrial aumenta un 4% respecto al mismo período del pasado año, registrando un total de 37.898 trabajadores a finales de septiembre, 1.802 más que en 2016. Por lo que respecta al paro registrado en las oficinas de empleo, el promedio trimestral desciende un 9,6% en su comparativa con el tercer trimestre de 2016, dejando la cifra en 8.690 desempleados en septiembre, 953 menos que un año antes.

 

El número de turistas extranjeros entrados en el Archipiélago durante el tercer trimestre de 2017 ascendió a 3.463.867, cifra que supuso un incremento del 6,7% respecto al mismo trimestre de 2016. Aumento de turistas que vino acompañado de un incremento del gasto turístico total, que fue en el tercer trimestre en Canarias un 11,9% superior al de hace un año y el gasto medio diario por turista crece en este período un 7,1%, situándose en los 137€/persona/día en septiembre, según la nueva metodología de la encuesta EGATUR que realiza el INE.

 

Los viajeros alojados en los hoteles canarios, contabilizados por el INE, aumentaron durante el tercer trimestre del año 2017 un 6,3% respecto a los de hace un año, avance causado tanto por los viajeros residentes en el extranjero (6,5%) como por los residentes en España (5,7%). El personal empleado en establecimientos hoteleros registró un aumento interanual del 5,5% en el promedio del tercer trimestre del año.

 

El sector servicios en su conjunto experimentó movimientos positivos en el promedio trimestral anual de su cifra de negocios del 2,2%, mientras que el personal ocupado por el mismo alcanzó en Canarias una variación anual positiva del 2,3%.

 

En el terreno de la inflación el Índice general de Precios de Consumo se mantiene al cierre del trimestre un 1,4% por encima del de hace un año, mientras que el conjunto nacional se coloca en el 1,8%, lo que sitúa el diferencial de inflación anual entre el conjunto nacional y Canarias en 0,4 puntos.


Un nivel de precios que se mantuvo estable durante el verano, tras la suave moderación que habían experimentado los precios desde que a comienzos de año esta llegara a ser del 2,5%. Un nivel de precios contenido que está permitiendo que se consolide la recuperación de la economía canaria, aún castigada por el nivel de desempleo que registra el archipiélago y por la pérdida de poder adquisitivo que han experimentado las familias.

 

Finalmente, y como consecuencia de todo lo anterior, el mercado de trabajo continuó mostrando síntomas de fortaleza. Hace justo cuatro años la tasa de paro en Canarias registraba su máximo histórico cuando se situaba en el tercer trimestre de 2013 en el 34,8% de la población activa. Cuatro años después, y a pesar de continuar siendo elevada, esta se sitúa en el 21,9% de la población activa, un porcentaje desconocido desde finales de 2008.

 

Período de recuperación progresiva del empleo, derivado de una mejora de la economía canaria, que ha experimentado un importante impulso durante este verano. Una reducción significativa que ha venido motiva por una bajada de 26.300 personas en el número de parados en los últimos tres meses y de 47.400 en respecto a las cifras registradas hace un año que, además, ha sido generalizada en el conjunto de sectores de actividad y en el colectivo de desempleados que buscan su primer empleo o llevan para de un año en paro.

 

Del mismo modo, se ha comportado favorablemente la ocupación, con un crecimiento trimestral del empleo en 26.600 personas y de 39.700 si lo comparamos con el de hace año, en el que la principal contribución la sigue aportando sector servicios con un crecimiento de 23.700 empleos durante el verano y de 41.300 respecto a la encuesta de población activa del tercer trimestre de 2016 y que ha venido íntegramente del sector privado ya que el sector público ha visto reducir sus cifras tanto en su variación trimestral (-1,4%), como anual (-5,4%). De esta manera las islas registran un total de 855.200 ocupados, una cifra no vista desde comienzos del año 2008 y un número de desempleados de 239.300 personas, cifra similar a la de finales del mismo año.

 

Atendiendo a los datos registrales, al cierre del tercer trimestre del año existían en las islas 221.006 parados registrados, 9.895 menos que en septiembre de 2016 (-4,3%) y en el caso de trabajadores afiliados a la Seguridad Social la media en el mes de septiembre alcanzaba las 770.890 personas, lo que supone un aumento un incremento de 35.610 afiliados en el Archipiélago respecto a septiembre de 2016, que se cuantifica en una tasa anual del 4,8%.

 

Véase detalle del informe en la Web   http://estudios.camaratenerife.com/