La construcción canaria se recupera, pero requiere de más impulsos para tirar del empleo


En el año 2016 se producen avances anuales en la licitación oficial, con un crecimiento medio del 7,3%; en la venta de cemento (2%); en los visados de dirección de obra (57%) y en la compraventa de viviendas (13%). 

 

La EPA revela un incremento anual en el número de ocupados del 11,5% y un descenso de parados del 5,3%, permitiendo que la tasa de paro del sector se sitúa en el 22,1%, 3 puntos inferior a la del año 2015. 

 

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife pone en valor la insipiente recuperación de sector de la construcción, pero reclama más estímulos, económicos y administrativos con los que contribuir a aumentar su peso en el PIB de la región y, consecuentemente, mejorar su efecto de arrastre sobre el empleo. 

 

Los sectores inmobiliarios y de la construcción muestran signos de recuperación en Canarias a la luz de los resultados que aflora el último boletín de coyuntura elaborado por La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.     


En términos de actividad, la construcción canaria cierra un ejercicio 2016 en positivo con el que compensa, al menos parcialmente, el duro impacto que ha tenido esta crisis en el sector. Entre otros indicadores se produjeron avances anuales en la licitación oficial, con un crecimiento medio del 7,3%; en la venta de cemento (2%); en los visados de dirección de obra (57%) y en la compraventa de viviendas (13%). 

 

En paralelo con la mayor actividad pública y privada, también se fue recuperando el empleo, tal y como muestra la evolución del número de ocupados declarados, cuya variación anual fue del 11,5%, con 4.500 trabajadores, el tercer crecimiento anual consecutivo que permite cerrar el año con 43.600 ocupados, una cifra aún lejana de la de los 87.500 empleos que generaba el sector a finales de 2008. Del mismo modo el número de afiliados a la seguridad social se situaban en diciembre en los 41.384, 3.152 más que a finales de 2015. 

 

En línea con el aumento del empleo se produjo un descenso del desempleo del 5,3% interanual, 700 parados menos que en 2015, que sitúan la cifra total al finalizar el año en los 12.400, según la EPA. Resultados que se traducen en un descenso anual de la tasa paro de 3 puntos porcentuales hasta situarla en el 22%. Por su parte, los parados registrados alcanzaban la cifra de 27.46, 4.407 menos que un año antes. 

 

Una incipiente recuperación que, a juicio de La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, se debe poner en valor dada importancia que para la economía canaria tiene su aportación al PIB pero, sobre todo, por su efecto de arrastre en el empleo, al tratarse de un sector intensivo en mano de obra capaz de tirar de la elevada bolsa de desempleados que registra Canarias, en su gran mayoría procedentes de este sector.   


En este sentido desde la Institución se apuesta por continuar apostando por la rehabilitación de infraestructuras, edificios y espacios públicos y privados; sin obviar la urgente necesidad de simplificación administrativa como uno de los principales estímulos para propiciar el crecimiento económico, desde el respeto y protección al medioambiente, pero también dando oxígeno a la iniciativa privada, permitiendo que sus proyectos se pongan en marcha y repercutan directamente en la generación de nuevos puestos de trabajo 

La compraventa de viviendas nuevas crece por primera vez desde el primer trimestre de 2014. 

 

Durante los tres últimos meses del año 2016 los presupuestos de los contratos licitados por las distintas Administraciones Públicas registraron un importante crecimiento del 162% respecto a los licitados durante el mismo periodo del año 2015, debido al aumento tanto al apartado de edificación (76,3%) como de ingeniería civil (16,7%).  

 

Del mismo modo, los indicadores de la actividad privada reflejan comportamientos positivos con una variación anual en el cuarto trimestre del año 2016 del 63,2% en los visados de dirección de obra tramitados y del 31,6% en las certificaciones fin de obra en el mismo período, así como su valor de liquidación, que fue un 126% superior al de hace un año. 

 

Señales esperanzadoras para el sector económico en el que mayor impacto ha tenido la crisis económica y que, poco a poco, van redundando en una mejora de la confianza empresarial del sector que experimentó incremento del 2,3% en la encuesta del mes de enero de 2017. De hecho, el 70% de los empresarios espera mantener o mejorar su actividad durante los primeros meses de este año, frente a un 30% que aún se manifiesta pesimista. 

 

También el sector inmobiliario se muestra más dinámico con un incremento de la compraventa de viviendas del 12% respecto al cuarto trimestre de 2015, provocado principalmente por el crecimiento de la compraventa de viviendas nuevas (27,2%), que crecen por primera vez desde el primer trimestre de 2014, y al de las viviendas usadas que aumentan un 8%, manteniendo la tendencia de avances iniciada en segundo trimestre del año 2013.  

 

Otros indicadores que descubren una mayor dinámica en el sector residencial son el número de hipotecas sobre viviendas en que en los tres últimos meses del año 2016 aumenta un 25,8% respecto al año anterior, así como el importe de las mismas, con un incremento del 16,6%.  En paralelo con al incremento de las ventas lo hace el precio de la vivienda protegida con una variación del 2,3% interanual en el cuarto trimestre y el de la vivienda libre con una variación al alza del 3,8% en el mismo período.  

 

Véase detalle del informe en la Web  http://estudios.camaratenerife.com