La Cámara de Comercio apuesta por hacer más productivo el modelo económico canario.


La economía canaria creció un 0,8% en el último trimestre del año 2016, una décima por encima del crecimiento experimentado en el tercer trimestre. En relación al mismo trimestre del año anterior, el avance fue del 3,8% interanual, ocho décimas por encima del crecimiento medio nacional (3%).

 

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife estima que, después de casi una década de crisis económica y con un horizonte esperanzador como el que nos da el haber conseguido tres años continuados de crecimiento económico y de empleo, es el momento de que Canarias se plantee hacia dónde dirigir su modelo económico y cómo conseguirlo.

 

Para la Cámara santacrucera el modelo de crecimiento canario ha de tener entre sus pilares: la educación, el ahorro y la eficiencia energética, las nuevas tecnologías y la innovación. Además, deberá tener en cuenta la vulnerabilidad de nuestro territorio y apostar por la economía circular, introduciendo la cultura del reciclaje y de la rehabilitación.

 

El aumento del producto se sustentó en los buenos resultados turísticos, con cifras record en número de turistas, cerca de 15 millones de visitantes extranjeros y nacionales y en el gasto turístico, con un total anual de 15.136 millones de euros (11,8%). Además, contribuyó de manera positiva el consumo, que mantuvo un elevado crecimiento, no solo en el último cuatrimestre del año, sino en el conjunto del ejercicio, tal y como ponen de manifiesto algunos indicadores como las ventas del comercio minorista (6%), las mayores registradas desde el año 2014, o la matriculación de turismos que mantuvieron un ritmo elevado de crecimiento (19,4%), en un contexto en el que continuó la intensa generación de empleo y el tono holgado de las condiciones financieras.


Del mismo modo se apreció una recuperación de la inversión, como dejan entrever algunos indicadores como la compraventa de vehículos de carga, cuyo crecimiento fue del 19,3% trimestral y del 24,7% para el conjunto del año o el Indicador de Confianza Empresarial que repunta un 1,5% en el primer trimestre de 2017.

 

La actividad empresarial, aumentó su ritmo de expansión tanto en el último trimestre del año, como en el conjunto del ejercicio. Además, el tono favorable de la actividad fue generalizado entre las distintas ramas de mercado. El sector económico que registró el mayor crecimiento del PIB en Canarias en su tasa interanual fue el primario, con 4,7% en comparación con el cuarto trimestre de 2015. Le siguieron el sector servicios, con 3,9%; mientras que la industria y la construcción lo hicieron a una tasa del 2,7%.

 

A tenor de la información referida a la industria y energía, se observa un crecimiento de la actividad con una variación del índice de producción industrial del 1% en el conjunto del año, el primero desde 2011, y un aumento de las afiliaciones a la Seguridad Social de 1.417 personas. Por otro lado, los indicadores cualitativos prolongan la estabilidad en los resultados empresariales, tal y como afirman el 73% de los empresarios industriales en sus expectativas para el comienzo de año.

 

A su vez, las empresas de la rama de la construcción y del subsector inmobiliario habrían incrementado su ritmo de crecimiento tras una mejora anual de la licitación oficial del 7,3%, de la venta de cemento en un 2%, en los visados de dirección de obra del 57% y de la compraventa de viviendas con una variación al alza del 13%.

 

De forma paralela, el número de afiliados a la Seguridad Social en esta rama elevó su ritmo de aumento un 8,2%. El Indicador de Confianza Empresarial de la construcción muestra una mejora del 2,3%, debido a que, poco a poco, se va reduciendo el número de empresas pesimistas frente a las optimistas. A pesar de ello, los empresarios de la construcción son los que mayor dificultad están teniendo para incorporarse a la recuperación, tal y como pone de manifiesto el porcentaje de empresarios pesimistas (30%).

 

Por otro lado, la última información concerniente a los servicios de mercado arroja una expansión de la actividad de este sector no solo en los últimos compases del año, sino en el conjunto del ejercicio 2016. El promedio anual de su cifra de negocios creció un 5,7% superando al 4,2% nacional. El personal ocupado por el mismo, también alcanzó en Canarias una variación anual positiva del 3,5%.

 

El turismo receptor prolongó a lo largo de 2016 el tono de elevada fortaleza que caracterizó el conjunto del año anterior, beneficiado por la redistribución de flujos turísticos relacionada con la inestabilidad geopolítica en algunas áreas geográficas. Un vigor que alcanzó máximos históricos con la llegada de 13,3 millones de turistas extranjeros (13,2%) y un incremento de los viajeros extranjeros alojados en los hoteles de las islas del 11%.


Un mayor dinamismo en la actividad económica que, durante el último trimestre del año 2016, permitió que el mercado laboral en Canarias experimentara un importante impulso, cerrando un buen ejercicio en términos de empleo, con un total de 13.000 ocupados más y 23.100 desempleados menos que en 2015. Una recuperación que se reflejó en la evolución de la tasa de paro que, tras un retroceso trimestral del 1,1% y uno anual del 1,9%, alcanzaba a finales de año el 24,9% de la población activa, el nivel más bajo desde hace 8 años.

 

De este modo, al finalizar el año 2016, había en las islas, según la Encuesta de Población Activa, un total de 826.300 ocupados y 274.000 parados, cifras similares a las registradas a finales de 2008 y comienzos de 2009, respectivamente

 

Por su parte, el paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), retrocedió un 7,4% durante el pasado año, contribuyendo a ello todos los sectores, salvo el colectivo sin empleo anterior. Las afiliaciones a la Seguridad Social mantuvieron un elevado dinamismo, lo que dio lugar a un crecimiento del 5,6% en términos interanuales, finalizando el año con 40.135 afiliados más que en diciembre de 2015, el mayor incremento del conjunto de las regiones españolas.


Un mayor dinamismo en la actividad y el empleo de las islas, que hasta el mes de septiembre del pasado año tuvo a favor un índice de precios que no había parado de ser negativo desde septiembre del año 2013. Tres años consecutivos en los que las islas se vieron inmersas en un entorno de precios en negativo que ha favorecido la recuperación económica, tal y como confirma el período de crecimiento que ha vivido el archipiélago desde finales de 2013


Sin embargo, los precios de consumo experimentaron un notable ascenso en el último trimestre del pasado año, un comportamiento que tuvo su origen en la aceleración de los precios energéticos y en los efectos base asociados a las caídas de estos precios hace un año. De esta manera, el año se cerró con una inflación en Canarias del 1,3% en tasa interanual, tres décimas inferior a la nacional, siendo la principal razón de este importante incremento, el encarecimiento del petróleo, que a su vez tiró del precio del transporte (3,6%), de los carburantes y combustibles (4,5%) y de los productos energéticos (4,3%). Una tendencia de progresivo aumento en los precios, que ya no jugará tan a favor de la recuperación.