INFORME SECTORIAL INDUSTRIA I TRIMESTRE 2017-CANARIAS La Cámara de Comercio destaca el valor estratégico de la industria canaria para el progreso de la economía regional


La industria canaria acelera su crecimiento en el arranque de 2017. El segundo mayor crecimiento en un arranque de ejercicio desde el año 2012.

                                                                                          

Un 22% de los empresarios industriales afirma haber mejorado su actividad durante los primeros tres meses del año. La confianza empresarial crece un 2,9%.

 

El primer trimestre de 2017 finaliza con 1.601 afiliados más y 1.124 parados registrados menos que un año antes.

 

El presidente de la Cámara santacrucera quiere poner en valor, en el marco de la XXXIX Asamblea General de la Asociación de Industrial de Canarias (ASINCA), la necesidad de aumentar el peso del sector industrial para que la economía canaria sea menos vulnerable, tenga una mayor capacidad de generar riqueza y se favorezca con ello el incremento de empleo estable y de calidad.


La industria canaria registra un importante impulso en el arranque de 2017 con un incremento de la tasa anual del Índice de Producción Industrial en su promedio para el primer trimestre del año del 2,6%, acelerando el crecimiento experimentado durante los tres últimos meses de 2016 que fue del 0,9%, según se desprende del boletín de coyuntura industrial del primer trimestre de año elaborado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. 

 


El segundo mayor crecimiento en un arranque de ejercicio desde el año 2012 y que ha sido posible gracias a los avances generalizados en el conjunto de bienes, salvo en la producción de bienes de equipo que experimentó un retroceso del 3,1% y en la de la energía que se mantuvo, al experimentar tan solo un leve retroceso del 0,1%. Las actividades industriales que experimentan un mayor crecimiento han sido las de bienes intermedios, con un incremento en su producción entre el primer trimestre de 2017 y el primero de 2016 cercano al 20% (19,5%) y la producción de bienes de consumo, tanto duraderos (13,4%) como no duraderos (3,9%).

 


Otro de los indicadores que muestra una dinámica al alza es el referido a las empresas industriales inscritas a la seguridad social. Un dato que se refiere al último día del último mes del trimestre y que en el mes de marzo alcanzaba en toda Canarias la cifra de 2.871 empresas industriales, un 3,9% por encima de las existente en marzo de 2016 (107 empresas más) motivado, principalmente, por el incremento de las industrias manufactureras (84 empresas), seguidas del aumento de las de suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, 15 empresas por encima de las de hace un año.

 


Del mismo modo el indicador cualitativo referido a la confianza empresarial también pone de manifiesto unos buenos resultados en los primeros tres meses del año, con un 22% de los empresarios del sector afirmando haber mejorado su actividad respecto a los últimos meses de 2016. Un porcentaje que se mantiene de cara a las expectativas para el segundo trimestre 2017, en el que aumentan las previsiones de estabilidad en la actividad empresarial (65%) y se reducen las respuestas negativas, afectando a tan solo un 13% del tejido productivo. De este modo el Indicador de Confianza del sector crece un 2,9% en la encuesta de abril.

 


Mejoras en la actividad y en la confianza empresarial que también han tenido su reflejo en el mercado laboral con incrementos en el número de afiliaciones y retrocesos en el número de desempleados inscritos en las oficinas de empleo público. De hecho, el promedio trimestral de afiliados a la Seguridad Social en el sector industrial aumentó en su promedio trimestral un 4% respecto al primer trimestre de 2016, alcanzando a finales de marzo un total de 36.891 trabajadores, 1.601 más que en 2016. Por lo que respecta al paro registrado en las oficinas de empleo, el promedio trimestral desciende un 10,5% en relación al primer trimestre de 2016, dejando la cifra en 9.301 desempleados en marzo, 1.124 menos que el año anterior.

 


Para la institución cameral la mejora de los resultados evidencia la capacidad de la industria canaria para mantener sus niveles de competitividad, tras una crisis muy dura a la que hay que sumar unos déficits estructurales poco favorables para su desarrollo como es la lejanía de los principales centros de aprovisionamiento de materias primas, la limitación de unos recursos naturales escasos y una fragmentación del territorio que impide generar economías de escala que abaraten sus costes.

 


El presidente de la Cámara santacrucera quiere poner en valor, en el marco de la XXXIX Asamblea General de la Asociación de Industrial de Canarias (ASINCA), celebrada este sábado, la necesidad de aumentar el peso del sector industrial para que la economía canaria sea menos vulnerable, tenga una mayor capacidad de generar riqueza y se favorezca con ello el incremento de empleo estable y de calidad.

 


En este sentido opina que “es trascendental para el futuro económico del archipiélago trabajar por y para el desarrollo de un sector industrial moderno, capaz de ser la avanzadilla en innovación, en la incorporación de las nuevas tecnologías y en la apertura al exterior de nuestra economía”. Un sector poco relevante cuantitativamente, si lo comparamos con el de servicios, pero que sí lo es desde el punto de vista cualitativo, por su carácter innovador en la producción y en la gestión que llevan a cabo las empresas que lo componen”.

 


Asimismo, apunta que “si queremos tener un modelo productivo moderno y eficiente tendremos que continuar apostando por la industria, no solo por los beneficios directos que aporta a la economía, sino porque contribuye a generar efectos de arrastre positivos sobre otras muchas actividades y pymes que les prestan servicios y que aprenden de las empresas industriales un “saber hacer” que las hace ser más competitivas y productivas”.

 


El Índice de Precios Industriales (IPRI) en Canarias muestra importantes aumentos durante el primer trimestre, con una tasa de variación interanual de la media trimestral del 26,5%, incremento mucho más acusado que el del conjunto nacional (7%), debido principalmente a la variación al alza de la energía que para el mismo periodo registró un incremento cercano al 40% (39,9%). El resto de los bienes acusaron incrementos muy moderados como los registrados por los bienes de consumo no duradero (1,3%) y los bienes de equipo (0,9%) e incluso retrocedieron levemente como fue el caso de los bienes intermedios (-0,4%).