Canarias necesita que se apruebe el REF económico para garantizar la competitividad de sus precios


Las islas cierran 2017 con una inflación del 1,1%, la más baja del año que se iniciaba con una tasa del 2,5%. 


El Índice de Precios de Consumo se frena en diciembre hasta una tasa interanual del 1,1%, cinco décimas por debajo del nivel marcado en noviembre, debido a la moderación del coste de la energía.

 

La Cámara valora los trabajos que se han encargado por parte del ejecutivo para determinar los sobrecostes que han de soportar las empresas y la economía canaria, los cuales deben estar constantemente actualizados de cara a las futuras negociaciones presupuestarias, tanto a nivel europeo y como nacional.

 

Santiago Sesé afirma que el gobierno central “no debe demorar más la aprobación de la actualización del REF económico ya que en su regulación se recogen aspectos como la compensación de precios por el elevado coste energético que tienen las islas o el desarrollo de las energías renovables con las que poder ser competitivos y menos vulnerables ante cualquier variación de precios ajena a nuestra propia realidad económica”.

Canarias iniciaba el pasado año con una inflación “disparada” al situarse en el 2,5%, el valor más elevado desde diciembre de 2012, principalmente por el aumento de la electricidad y los carburantes. De esta manera, las islas rompían con tres inicios de año con un nivel de precios en negativo para volver a tasas de variación positivas.


Tras el máximo alcanzado en enero de 2017, y tal y como se adelantaba desde distintas fuentes de análisis y desde el propio servicio de estudios de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife, los precios se fueron moderando a lo largo del año hasta cerrar el ejercicio con una tasa de variación del 1,1%, la más baja del año y el segundo cierre de ejercicio en positivo, tras tres años de descensos en el nivel de precios.


Durante el último mes del año los precios no subieron, por lo que la tasa interanual se redujo desde el 1,6% de noviembre al 1,1% de diciembre, cinco décimas menos debido, principalmente, a las subidas menos acusadas que se produjeron en la energía respecto a diciembre del año anterior, en el que se produjo una brusca subida de los precios de los combustibles y de la luz.


En este sentido apuntar que no se trata de que los precios de los carburantes o combustibles y el de la energía no estén subiendo, sino que lo están haciendo de forma menos intensa que hace un año, motivo por el que la tasa de variación anual desciende. De hecho, los precios de las carburantes y combustibles subieron en Canarias un 4,3% durante el último año, medio punto por encima de la subida registrada en el ámbito nacional que se sitúa en diciembre en el 3,8%.


La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, tampoco experimentó variación en el mes, con lo que la tasa de variación anual se redujo tres décimas hasta situarse en el 0,4%, frente al 0,7% con el que cerraba en noviembre.


Comportamientos que una vez más evidencian la importancia que, en la evolución de los precios, tiene el comportamiento de los precios en productos tan sensibles para el conjunto de ciudadanos y empresas de las islas como lo es el petróleo. En este sentido, desde los servicios de estudios de la institución cameral se destaca que Canarias es una región especialmente sensible a la evolución del petróleo y de la energía por su condición archipielágica y de lejanía de las fuentes de suministro nos convierte en más vulnerables frente a otros territorios continentales.


Por eso y siendo conscientes de que estas son condiciones estructurales que nos van a acompañar siempre, desde la institución cameral se valora la importancia de los trabajos que se han encargado por parte del ejecutivo a través de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, para determinar los sobrecostes que han de soportar las empresas y la economía canaria, los cuales deben estar constantemente actualizados de cara a las futuras negociaciones presupuestarias tanto a nivel europeo y como nacional.


En este sentido, el presidente de la institución cameral, Santiago Sesé, “se lamenta por el hecho de que las circunstancias políticas a las que se enfrenta España, especialmente condicionadas en 2017 por el desafío independentista de Cataluña, estén demorado asuntos tan importantes para las islas como es la aprobación de los presupuestos nacionales, con claras repercusiones en el devenir presupuestario y económico de las ca”.


Escenarios que también han derivado en que aún no se haya aprobado la actualización de la parte económica de nuestro Régimen Económico y Fiscal y que, a juicio de Sesé, “no debe demorarse más, ya que en su regulación se recogen aspectos tan importantes para las islas como: la compensación de precios por el elevado coste energético que tienen las islas; bonificaciones en el transporte para el movimiento de pasajeros y de mercancías; o el desarrollo de las energías renovables, con las que diversificar la oferta energética y reducir nuestra elevada dependencia del petróleo para poder ser competitivos y menos vulnerables ante cualquier variación de precios ajena a nuestra propia realidad económica”.