La construcción mantiene el ritmo de crecimiento del empleo a pesar del leve retroceso de la licitación pública en el segundo trimestre del año.

Es una realidad que la economía canaria está desacelerando su crecimiento y que el motor de su recuperación, el sector servicios, liderado por las actividades turísticas y el comercio, comienzan a dar síntomas de pérdida de impulso después de casi cinco años motorizando la recuperación de la economía y el empleo de Canarias.

Atendiendo a esta situación, que ya se preveía desde el Servicio de Estudios de la institución cameral por la evolución que estaban teniendo algunos indicadores económicos, la esperanza para este año 2018 estaba puesta en el refuerzo que pudiera traer la moderada recuperación del sector de la construcción y sus efectos sobre otros sectores como el industrial y el comercial. Una mejora estratégica para las islas que vendría de la mano, fundamentalmente, de la rehabilitación y de la recuperación de los ingresos públicos y de las inversiones productivas que pudieran licitar las diferentes administraciones de manera autónoma o conjunta, ya que la actividad residencial de obra nueva aún es muy incipiente.

Sin embargo, las circunstancias políticas han derivado en un continuo retraso de los convenios y proyectos previstos y, con ello, en una potencial ineficiencia del uso de esos recursos y de sus impactos sobre la economía y el empleo de las islas. Por eso, el presidente de la institución cameral, Santigo Sesé, en representación del conjunto de empresarios de la provincia santacrucera, urge a que no se demore más la firma de los convenios pendientes ya que, según su palabras “estos son esenciales para intentar amortiguar parte de la desaceleración que está experimentando la economía de las islas”, e insiste en que “si en la próximas semanas no se consiguen firmar y activar los mismos, el año se puede considera prácticamente perdido en materia de reactivación de obras de infraestructuras viarias o actuaciones para mejorar el desarrollo energético, actuaciones vitales para la competitividad de las islas y para el sostenimiento de la actividad y el empleo en el archipiélago”.

Desde la Cámara se afirma que los fondos públicos en inversión productiva son el complemento que están demandando hace tiempo los empresarios canarios para conseguir mantener el circulo virtuoso de la recuperación de la economía y para ello, y para mantener los estándares de calidad de una economía como la canaria, es necesario que, ahora que hay fondos públicos se inyecten con la mayor eficacia y eficiencia posible en educación, inversiones productivas, digitalización, apertura al exterior, etc. “El tiempo siempre suele correr en contra y si no se toman las decisiones oportunas con suficiente antelación estaremos perdiendo la oportunidad de mejorar y salir reforzados de la crisis vivida”, afirma Sesé.

En esta misma línea confirma que “si se consiguen activar estos convenios se podrá intentar el recuperar parte del retraso en infraestructuras que ha tenido que asumir Canarias durante varios años, contribuyendo con ello a que la moderada mejora del sector de la construcción, el más castigado por la crisis, consiga mantener unos indicadores positivos de la actividad y del empleo tan necesarios para el conjunto de la economía.

El sector de construcción finaliza el primer semestre del año con 6.337 afiliados más y 3.363 parados menos que un año antes.

Según se desprende del último Boletín de Coyuntura del sector de la Construcción elaborado por la Cámara de Comercio y referido al segundo trimestre del año, los presupuestos de los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el segundo trimestre bajan un 61,5% respecto al trimestre anterior y la tasa de variación anual registra una caída del 28,4%. Según la tipología de la obra, las de edificación disminuyen sus presupuestos en el segundo trimestre (-52%) y registran un 21,3% menos que lo presupuestado en el mismo período de 2017. Por lo que se refiere a las obras de ingeniería civil, experimentan una variación negativa respecto al primer trimestre (-65,5%) y en su comparativa con el mismo trimestre de 2017 (-32,1%).

Una coyuntura trimestral adversa que es compensada con los contratos de obra licitados durante el primer trimestre del año, tal y como queda reflejado en la variación anual de la media del primer semestre del año con crecimientos del 26,9% para el conjunto de las licitaciones, siendo del 8,3% para las de edificación y del 56,2% en el caso de las obras de ingeniería civil.

Por su parte, los indicadores de la actividad privada reflejaron comportamientos dispares. Por un lado, los visados de dirección de obra tramitados durante los meses de abril y mayo (último dato disponible) fueron un 34,5% inferiores a los del mismo período del año anterior, mientras que las certificaciones fin de obra aumentaron anualmente un 28,8% en el mismo período, aunque como su valor de liquidación es un 54% inferior al de hace un año.

Una dinámica que ha permitido que la afiliación a la Seguridad Social en el promedio del trimestre aumentase un 14,1% interanual y un 7,6% respecto al mismo trimestre de 2017. Por su parte el número de desempleados inscritos en las oficinas de empleo público disminuye un 14,4% anual en el promedio del trimestre. Junio finaliza con 52.711 afiliados a la seguridad social en construcción y 20.407 parados registrados en las oficinas de empleo público, 6.337 afiliados más y 3.363 parados menos que un año antes. Cifras positivas pero alejadas de los más de 115.000 afiliados y los 15.000 parados que se llegaron a registrar en los años 2006 y 2007.

graf 2018 09 21

El inmobiliario se mueve alimentado por las favorables condiciones financieras.

La compraventa de viviendas registra en el segundo trimestre un aumento anual del 4,3%, debido tanto al incremento de la compraventa de viviendas usadas (1%) como, especialmente, de viviendas nuevas (18,3%). Crecimientos que se están viendo favorecidos por las favorables condiciones del mercado financiero, tal y como se aprecia en otros indicadores como número de hipotecas sobre viviendas que, entre los meses de abril y mayo, aumentaron anualmente en número un 41,3% y un 30,2% en su importe durante el mismo período.

Véase detalle del informe en la Web http://estudios.camaratenerife.com