La producción industrial aumenta se mantiene estable en 2018 tan solo una leve variación a la baja del 0,4. El año 2018 finaliza 39.220 trabajadores afiliados a la seguridad social en industria, 1.101 más que a finales de 2017 y un volumen de desempleados de 8.018, 642 menos que un año antes. El 66% de los industriales canarios se muestra prudente sobre la evolución de la actividad en los próximos meses debido a la mayor incertidumbre económica.

El sector industrial de Canarias cerró un año 2018 marcado por la estabilidad en la producción al registrar tan solo una leve variación a la baja del 0,4% en el Índice de Producción Industrial (IPI). De este modo, la industria se afianza como un pilar esencial para el crecimiento económico de Canarias, gracias a su importante contribución a la productividad y el empleo de la región. Los datos del último boletín de coyuntura industrial elaborado por el servicio de estudios de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife así lo ponen de manifiesto. Tras varios ejercicios complicados para el sector, la industria consigue mantener sus resultados, experimentando incrementos en el número de empresas y de empleos durante el último año. 

Así, en Canarias existían en el mes de diciembre un total de 2.994 empresas inscritas en actividades industriales con algún trabajador a su cargo, según se desprende de la estadística de Empresas Inscritas en la Seguridad Social, elaborada por el ISTAC a partir de los datos del Ministerio de Trabajo. Una cifra que supone un aumento anual del 2,3% con 66 empresas más que en diciembre de 2017 motivado, principalmente, por el incremento de las industrias manufactureras (57 empresas más). Del mismo modo el número de afiliados a la Seguridad Social cerraba el año con un total de 39.220 trabajadores, 1.101 más que en 2017, consolidando cuatro años y medio de crecimiento en el empleo.

Unos datos reconfortantes que, para el presidente de la Cámara, Santiago Sesé, “debemos de consolidar e incluso mejorar, a pesar del entorno de incertidumbre en el que está inmersa la económica en la actualidad”. En esta línea apuntó que “nunca debemos de olvidar la importancia que tiene este sector para el desarrollo económico del archipiélago, por lo que aporta a la diversificación a la actividad económica, por lo que demanda y ofrece en bienes y servicios a muchas otras actividades de la economía, por su potencial para la internacionalización y, sobre todo, por su capacidad para generar empleo estable y cualificado”.

En esta línea Sesé opina que “todos, empresas y consumidores, tenemos que seguir concienciándonos de la importancia que tiene consumir productos canarios para potenciar el crecimiento de un sector que se enfrenta a muchas dificultades a la hora de poder desarrollar su actividad en un territorio insular, de reducida dimensión y alejado de los principales centros de aprovisionamiento de materias primas o de posibles lugares de venta de sus productos”. Una realidad geográfica que sienta las bases de nuestro Régimen Económico y Fiscal, el cual deberemos seguir defendiendo para que su contenido se aplique y podamos estar en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos y empresas esp añolas a la hora de luchar por conseguir un desarrollo sostenido y sostenible para nuestra región”. 

De cara al comportamiento de la actividad durante los próximos meses se observa un aumento de la prudencia, tal y como se desprende de la última encuesta de confianza, en la que el porcentaje de respuestas empresariales de estabilidad pasaron de un 61% en el último trimestre de 2018 a un 66% en el comienzo de 2019 a costa de un retroceso en las respuestas optimistas que pasaron de un 20% a un 15% entre ambos periodos, ya que las respuestas desfavorables se mantienen en el 19% La producción industrial retrocede en el último trimestre de 2018, principalmente por el descenso anual en la producción de bienes intermedios. El Archipiélago registra en el cuarto trimestre del año un descenso de la producción industrial del 6%, según muestra la variación de la media trimestral respecto al mismo período de 2017 del Índice de Producción Industrial (IPI) elaborado por el INE.

Esta caída trimestral tiene su origen, principalmente, en la menor producción de bienes intermedios (-14,7%) respecto a las cifras de hace un año, en el que el arranque del sector de la construcción tiraba de este tipo de actividades en mayor medida que en años anteriores. También la energía (-8,8%) y los bienes de consumo no duradero (-4,1%) experimentan retrocesos anuales en el promedio trimestral, mientras que los bienes de consumo duradero y los bienes de equipo registraron aumentos de producción, 7,9% y 7,6% respectivamente. Atendiendo a la evolución laboral, el promedio trimestral de afiliados a la Seguridad Social en el sector industrial aumenta un 3% respecto al mismo período del pasado año, mientras que respecta al paro registrado en las oficinas de empleo, el promedio trimestral desciende un 7,9% en su comparativa con el cuarto trimestre de 2017, dejando la cifra en 8.018 desempleados en diciembre, 642 menos que un año antes.

El Índice de Precios Industriales (IPRI) en Canarias muestra un aumento durante el cuarto trimestre, registrando una tasa de variación interanual de la media trimestral del 3,8%, incremento ligeramente superior a la media nacional (3%). Según el destino económico de los bienes la subida del índice general fue motivada, principalmente, por los bienes de consumo duradero (9,3%). En menor medida aumentaron también los bienes intermedios (5,1%), la energía (4,6%), los bienes de consumo no duradero (2,3%) y, en último lugar, los bienes de equipo (0,4%) 

Véase detalle del informe en la Web http://estudios.camaratenerife.com/