El sector mantiene una evolución estable: la producción desciende solo un 0,5% y la generación de puestos de trabajo se incrementa. La Cámara de Comercio aconseja profundizar en la penetración de renovables, introducir el gas y apostar por la economía circular

El sector industrial canario mantiene un comportamiento caracterizado por la estabilidad que le permite avanzar en empleo y acusar solo ligeros descensos de la producción. Así se desprende del Informe Sectorial de la Industria correspondiente al tercer trimestre de 2019 elaborado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, que pone de manifiesto que el Índice de Producción Industrial ha retrocedido un 0,5% en relación con el mismo periodo del pasado ejercicio, en tanto que la creación de puestos de trabajo ha aumentado un 1,1%, con lo que son ya cinco los años consecutivos de mejora en el sector. Los datos revelan que el sector nota la desaceleración que afecta al conjunto de la economía, pero también certifican una mayor fortaleza que otras actividades.

Además de ese crecimiento en el promedio trimestral de trabajadores afiliados a la Seguridad Social, la industria de las Islas experimenta un progreso en cuanto al paro registrado, que se recorta un 1,3% respecto a los meses de verano de 2018. A pesar de este comportamiento promedio de ascenso para el conjunto del periodo, septiembre finaliza con 38.877 trabajadores a la seguridad social, 248 menos que en 2018, y con 7.929 desempleados inscritos en las oficinas de empleo público, tan sólo 19 menos que un año antes.

En cuanto a la producción industrial, la disminución del índice responde, principalmente, al descenso de la producción de bienes de consumo duradero (-9,6%) y de la energía (-6,6%). Los bienes de equipo, por su parte, bajaron de forma leve (0,7%), en tanto que los bienes de consumo no duradero registraron un incremento del 8,7% y los intermedios subieron un 4,6%.

Estos resultados cuantitativos son coherentes con otros de índole más cualitativa, como el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) del sector industrial, que mejora un 0,5% en la encuesta de octubre. La industria mantuvo un saldo de situación -diferencia entre respuestas favorables y desfavorables en el trimestre que acaba de finalizar- de -4 puntos, con un mayor porcentaje de empresas pesimistas (21%) frente a las optimistas (17%). El restante 62% afirmó haber mantenido estables sus resultados empresariales. De cara a las expectativas para el cierre del año, el balance es similar al de resultados, aunque mejora el saldo de respuestas positivas en un 2% (19% del total), mientras que las pesimistas descienden un 1%, hasta el 20%, al igual que las respuestas de estabilidad, que alcanzan el 61% del total. 

También la estabilidad es la tónica en lo que se refiere al tejido empresarial del sector. El último día de septiembre había en Canarias 2.966 empresas industriales con algún trabajador a su cargo inscritas en la Seguridad Social con algún trabajador a su cargo, tan solo dos más que en la misma fecha del año pasado -un aumento del 0,1%-, según los registros del Instituto Canario de Estadística (Istac), elaborados a partir de datos del Ministerio de Trabajo.

“Es importante que la industria de las Islas continúe avanzando para aumentar la diversificación y cualificar nuestro modelo productivo, que necesita mejorar en productividad y empleo estable y de calidad”, afirma el presidente de la Cámara de Comercio, Santiago Sesé, quien valora el comportamiento del sector, pero expone la importancia de adoptar medidas de estímulo que le permitan consolidar estos progresos y sobreponerse a una desaceleración de la que no está exento.

En este sentido, Sesé destaca la necesidad de seguir aplicando medidas que compensen los sobrecostes que soportan las actividades industriales en el Archipiélago y que dificultan su competitividad, caso de los transportes o del del suministro de materias primas básicas, como son el agua y la energía. “También será relevante para promover el crecimiento del sector en los próximos años -advierte el presidente de la entidad cameral- el apoyo al crecimiento de las energías renovables y de energías de respaldo como el gas natural, menos contaminante y costosa que la actual producción de energía a través de la quema de fueloil”. A juicio de la Cámara, estas apuestas contribuirán a desarrollar el sector energético en Canarias y también a mejorar la competitividad de la economía de la comunidad autónoma.

La economía circular y el reciclaje han de ser, para la institución, parte de la estrategia destinada a diversificar y reforzar la industria canaria, algo en lo que parece coincidir el nuevo Gobierno regional, que ha situado estas actividades entre sus ejes de actuación. “Además de promover el crecimiento económico y abrir nuevos nichos de empleo, la economía circular favorece un desarrollo más sostenible de las Islas”, resalta Santiago Sesé.

La energía arrastra a los precios a la baja El boletín elaborado por la Cámara tinerfeña contiene también los datos del Índice de Precios Industriales (IPRI), que en Canarias muestra un descenso durante el tercer trimestre del -6,9% en relación al mismo periodo del año anterior. La media nacional también disminuye, aunque a una tasa inferior a la canaria (-2,2%).

Según el destino económico de los bienes, el retroceso del índice general fue motivado, casi exclusivamente, por la energía (-13,7%), ya que el precio de los bienes de consumo duradero solo cayó un 0,2%. Por el contrario, aumentaron los precios de los bienes intermedios (1,8%), los bienes de equipo (1,6%) y, en último lugar, los de consumo no duradero (0,7%). Véase detalle del informe en la Web http://estudios.camaratenerife.com/