El paro sube en 47.800 personas en el tercer trimestre del año y la tasa de paro se sitúa en el 25% la más elevada del conjunto de CCAA, a 8,8 puntos por encima de la nacional y un valor que no se registraba desde el año 2017. Canarias registra 819.300 ocupados y 273.700 parados al cierre del tercer trimestre del año, 71.900 empleados menos y 34.100 desempleados más que hace un año. El sector servicios es el que, en valores absolutos, ha perdido más empleo y ha generado más paro en el último año con 72.400 ocupados menos y 35.500 parados más que en septiembre de 2019. Santiago Sesé, “se debe priorizar la seguridad sanitaria y el control de la pandemia en nuestro territorio, pues sin esta premisa no se podrá generar un entorno favorable a la actividad económica y el empleo”.

La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística constata el deterioro del mercado de trabajo por el duro impacto económico que está teniendo la crisis sanitaria del COVID-19. Durante el tercer trimestre del año se produjo una caída del empleo en 2.900 personas y un aumento en el número de desempleados superior al 21% que ha supuesto 47.800 parados más que a finales del mes de junio. Tras estos registros Canarias alcanza los 819.300 ocupados y los 273.700 parados al cierre del tercer trimestre del año.

En términos anuales los comportamientos van también en la misma dirección, al registrar un descenso en el número de ocupados de 71.900 personas respecto al mes de septiembre del año 2019 y un aumento en el número de parados de 34.100 personas. Variaciones trimestrales y anuales poco favorables que se han traducido en aumentos significativos de la tasa de paro tanto en su comportamiento trimestral (+3,5%) como anual (+3,9%) hasta situarla en el 25,04%, la segunda más elevada tras la de la ciudad autónoma de Ceuta (27,14%) y 8,8 puntos superior a la tasa media de desempleo registrada para el conjunto de España (16,26%).

Una evolución del mercado laboral previsible que, a juicio del presidente de la Cámara Oficial de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, “nos obliga a seguir manteniendo las medidas paliativas, como los ERTES, que frenen un incremento mayor en el número de desempleados, al mismo tiempo que se trabaja de manera intensa en generar las condiciones adecuadas para mantener la actividad económica y para dinamizar nuevos proyectos e inversiones que estimulen la actividad y el empleo, para convertirnos en una economía más competitiva, sostenible e inclusiva”. “Condiciones que deberán de priorizar la seguridad sanitaria y el control de la pandemia en nuestro territorio, pues sin esta premisa no se podrá generar un entorno favorable a la actividad económica; a la vez que buscamos los mecanismos que nos permitan agilizar todos los procesos para ejecutar, con la máxima eficiencia y eficacia, los recursos nacionales y europeos que podamos captar para impulsar la actividad económica”, afirma Sesé.

Para el presidente cameral, “Canarias tiene ahora una oportunidad para dejar de liderar el ranking como la comunidad autónoma con mayor tasa de paro, pues ha demostrado su capacidad para controlar el virus en unos valores que nos han permitido reactivar la actividad turística en el arranque de la temporada de invierno. Un esfuerzo colectivo que tenemos que seguir manteniendo, para minimizar lo más posible los casos positivos entre los residentes y los visitantes, independientemente de su nacionalidad, con un protocolo exigente y preventivo que detecte los casos activos, lo antes posible en su itinerario y evite contagios no deseados para seguir siendo un destino seguro”.

Atendiendo a los diferentes sectores de actividad los ocupados retroceden en el tercer trimestre en la industria y en el sector servicios, mientras que en la agricultura se mantienen en el mismo nivel de hace tres meses y en la construcción crecen con fuerza con una variación trimestral del 125% y 5.800 ocupados más que en junio. Atendiendo al comportamiento anual del empleo por sectores se observan aumentos en la construcción (9%) y la agricultura (4,2%), mientras que los ocupados en servicios y en la industria retroceden a tasas anuales del 9,3% y 11,5% respectivamente. El sector que más empleo pierde en el último año en valores absolutos es el de servicios, con una pérdida de 72.400 ocupados desde septiembre de 2019.

Desde el lado del desempleo todos los sectores salvo agricultura y construcción acusan aumentos trimestrales en su número de parados. En su comparativa anual los sectores que se han visto más castigados en valores relativos han sido la construcción, con un aumento en su número de parados del 40,8% y los servicios, con un incremento del 38,3%. El resto de los sectores (agricultura e industria), además del colectivo de las personas que buscan su primer empleo o llevan más de un año paradas han visto reducir su número de parados en el último año. En valores absolutos el sector más castigado es el agregado de servicios con 35.500 parados más en un año.