La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife reclama actuar con urgencia en varios frentes: vacunación de la población, Plan Específico para el sector y ayudas económicas, fiscales y laborales que permitan mantener a las empresas solventes

 

El sector turístico nunca llegó a imaginar que se vería en un escenario tan complicado como el que le tocó vivir en el año 2020 y que aún le acompañará durante gran parte del año 2021. Un cero turístico motivado por las restricciones de movilidad que ha conllevado la pandemia del COVID-19 y que se ha traducido en una pérdida anual de 11.157.043 turistas extranjeros y nacionales, un retroceso de los viajeros alojados en los hoteles de las islas del 67,4% (un -71,4% en el caso de los extranjeros y un -54,2% en los nacionales) y una caída del gasto turístico total del 71,4%, según se desprende del último Informe Sectorial de Turismo que elabora La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, referido al cuarto trimestre de 2020.

Así, el año pasado visitaron Canarias 3.787.455 turistas, un 71,2% menos que en el año anterior, según los datos de la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Atendiendo a los datos publicados por el Instituto Canario de Estadística (Istac) el número de turistas extranjeros ascendería a 3.823.282 turistas residentes en el extranjero y 812.832 turistas residentes en España, ascendiendo la cifra total de turistas entrados en 2020 a 4.636.120 visitantes, un número muy alejado de la cifra alcanzada en 2019 que fue de 15.793.163 turistas.

Ante esta situación y con un escenario aún muy incierto, desde La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife se reclama con urgencia actuar en varios frentes. En primer lugar, propone que se adopten las medidas necesarias para conseguir el objetivo del 70% de vacunados en el verano. “La recuperación de la movilidad solo se conseguirá con una inmunidad de grupo, tanto a nivel nacional como internacional, y sin esta premisa no se podrá reactivar el turismo y la economía de las islas. Por eso tenemos que poner todos nuestros esfuerzos en alcanzar este objetivo y en seguir mantenido la responsabilidad individual y colectiva para evitar un aumento de los contagios, ya que de lo contrario las consecuencias de la crisis serán muy profundas y duraderas, tanto en la economía como en el empleo de las islas”, afirma Santiago Sesé, presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

En segundo lugar, desde la institución cameral se reclama que se active ya el Plan turístico específico para Canarias que comunicó el ejecutivo central y que tras varios meses desde su anuncio en el Consejo de Turismo de Canarias sigue sin ser realidad, a pesar de que día a día los indicadores económicos no hacen más que poner de manifiesto que los territorios más afectados por el COVID-19 son los insulares, con una alta dependencia del conjunto de su economía del sector turístico. Para el presidente camaral, Santiago Sesé, “es inadmisible que el Estado nos tenga en este estado de abandono y que después de tantos meses sufriendo un cero turístico, con un horizonte lleno de incertidumbres, no haya sido capaz de poner en marcha medidas específicas que compensen la pérdida de empresas y de empleos que se está produciendo en una de las regiones españolas más afectada por esta crisis”.

Por último, y no por ello lo menos importante, ya que se trataría en estos momentos de lo prioritario para mantener vivas las empresas solventes del sector, es urgente, según destaca Sesé, “que se establezca un paquete de ayudas directas, coordinadas y complementarias entre las distintas administraciones, de carácter económico y fiscal, con las que reducir los gastos de funcionamiento de las empresas.” Además, reclama el presidente cameral “será necesario prorrogar los ERTES hasta finales del año 2021 y en la próxima renovación, prevista para el mes de mayo, dotar de mayor flexibilidad a las empresas en el ámbito laboral, para que estas puedan afrontar el impacto del coronavirus, así como una futura recuperación proporcionada y progresiva del empleo, a la misma velocidad que se va reestableciendo la actividad en el sector.”

En este sentido desde la institución cameral se afirma que hay evitar a toda costa que se sigan perdiendo puestos de trabajo directos en la hostelería- alojamiento y restauración- que ya durante el pasado año vio como retrocedía con fuerza el número de afiliados a la Seguridad Social con 27.352 afiliados menos que en 2019 (-18,3%), entre los que no se encuentran las personas acogidas a un ERTE; mientras que la cifra de parados registrados ascendía en 16.674 personas, lo que supuso un 47% más de desempleados que hace un año. El año 2020 finalizó con 122.396 afiliados a la Seguridad Social y 52.137 parados registrados en el sector de la hostelería.

Una temporada alta atípica

Según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera realizada por el INE, el número de turistas extranjeros entrados en el Archipiélago durante el cuarto trimestre de 2020 asciende a 504.622, cifra que supone un descenso del 85,7% respecto al mismo trimestre de 2019. El resultado a nivel nacional fue ligeramente peor, registrando un descenso del 87,2% en el cuarto trimestre.

Durante los últimos tres meses del año, 300.242 turistas llegaron a las Islas en compañías aéreas de bajo coste (CBC), lo que supuso una caída anual del 83,9%, variación del mismo signo a la registrada por los usuarios de compañías aéreas tradicionales durante el mismo trimestre que descendieron un 86%.

Respecto a los viajeros alojados en los hoteles canarios, contabilizados por el INE, descendieron en el último trimestre un 79,4% respecto a los de hace un año. Esta caída se debió tanto al descenso del número de viajeros residentes en el extranjero (-86,9%) como a los residentes en España (-48,8%).

La estancia media en el trimestre fue un 27,1% inferior a la del 2019 y el número de pernoctaciones descendió un 85,2%. El índice de ocupación baja 41,4 puntos y se sitúa en el mes de diciembre en un 26,3%, por encima de la ocupación media nacional (17,7%). En cuanto a los ingresos por habitación disponible, descienden anualmente un 70,3% en octubre, un 62,7% en noviembre y un 56,3% en diciembre.

El personal empleado en establecimientos hoteleros, contabilizado por el INE en su Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos, registró un descenso interanual del 64,4% en el promedio del cuarto trimestre.

El gasto turístico total, según la encuesta EGATUR que realiza el INE, fue en el cuarto trimestre en Canarias un 85,9% inferior al de hace un año y el gasto medio diario por turista cae en este período un 9,2%, situándose en los 138€/persona/día en diciembre

Con estos resultados es normal que el sector de Transporte y Hostelería se muestre como el más pesimista de los sectores en la encuesta empresarial realizada en enero en la que se pide un balance de la actividad durante los últimos meses de 2020 y las perspectivas para los tres primeros meses de 2021 y cuyo resultado fue un retroceso en la confianza del -4,4%. Así, el 83,8% de los empresarios puso de manifiesto haber empeorado sus resultados en el cuarto trimestre del año, frente a tan solo un 2% de los empresarios que apuntó una mejora. El 14,2% restante mantuvo su actividad estable en los últimos meses del año. Las expectativas continúan arrojando un saldo negativo entre las respuestas optimistas y pesimistas, dado que se acentúa el porcentaje de respuestas desfavorables hasta el 84,5%, se mantienen las respuestas favorables (2%) y se reduce levemente la estabilidad hasta el 13,5%.