La entidad cameral, a través de su delegación en La Palma, ofrece su colaboración y apoyo a las diferentes autoridades insulares y locales para fomentar la recuperación del tejido empresarial de la isla lo antes posible.

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, a través de su delegación en la isla de La Palma, tiende la mano a las autoridades locales y regionales para ofrecer su apoyo y colaboración como respuesta a la erupción volcánica iniciada durante el día de ayer y que en este momento todavía se mantiene activa y ocasionando daños materiales en zonas de diferentes municipios de la isla.

En palabras de Santiago Sesé, presidente de la entidad cameral de la provincia, “la Cámara pone todos sus recursos a disposición de la sociedad y del tejido empresarial palmero para paliar los impactos que está teniendo la erupción, además de ofrecer todo su apoyo a para hacer llegar y tramitar todas las ayudas que se aprueben con las que contribuir a la recuperación del tejido productivo de la isla lo antes posible”.

Desde ayer, el presidente de la Cámara está manteniendo contacto con los diferentes agentes económicos y políticos de la isla para trasladarles el apoyo de la institución cameral y poner a su disposición los recursos que sean necesarios para sobrellevar esta situación. Asimismo, desde la entidad cameral también ponen a disposición de las Administraciones Públicas su experiencia como puente de colaboraciones público-privadas en la gestión de fondos públicos, sirviendo de ayuda a las entidades públicas y agilizando su entrega a las personas que más lo necesiten.

Por último, desde la entidad cameral también se quiere reconocer la formidable labor de coordinación que han realizado las diferentes entidades encargadas de la prevención y seguridad de la sociedad, ya que gracias a ellos se ha conseguido controlar la situación sin que desborde en situaciones de caos. Además, también se reconoce el mérito de la sociedad que, siguiendo las indicaciones y protocolos de seguridad establecidos, han mantenido una actitud de calma y prudencia, facilitando en la medida de lo posible la gestión de esta situación.