• El Índice de Comercio al por Menor (ICM) a precios constantes fue durante el tercer trimestre del año un 1,9% mejor que el registrado en el verano de 2020, especialmente por el aumento en las ventas durante septiembre (5,2%).

  • En el último año el número de empresas comerciales inscritas en la Seguridad Social se ha visto reducido en 48 negocios, en 881 si lo comparamos con la cifra de hace dos años y en 1.275 si la comparación se hace con septiembre de 2018, cuando comenzó la tendencia a la baja.
  • En el tercer trimestre de 2021 el Índice de Ocupación del Comercio Minorista continuaba registrando un descenso del empleo en el sector del -1,3%, variación contraria a la del conjunto nacional que fue del 2% para el mismo periodo.
  • La próxima campaña de Navidad y la recuperación progresiva del turismo internacional hace mejorar la confianza empresarial entre los comerciantes un 11,5% en el cuarto trimestre.

[AUDIO]
Victoria González, presidenta de la Comisión de Comercio Interior de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife.

Santa Cruz de Tenerife, 5 de noviembre de 2021. – El sector comercial de las islas recupera sus ventas durante el tercer trimestre respecto a las cifras de hace un año, a pesar de lo cual no consigue incrementar su número de empresas ni de empleos. Así se pone de manifiesto en el último boletín sectorial de coyuntura elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y que ha sido presentado en el día de hoy por la presidenta de su Comisión de Comercio Interior, Victoria Gonzalez, junto con el director general de Cajasiete, Manuel del Castillo, entidad patrocinadora del citado boletín, y la directora general de la institución, Lola Pérez.

El sector comercial de las islas va recuperando poco a poco su nivel de ventas y mantiene durante el tercer trimestre del año el resultado positivo iniciado en el segundo. De hecho, del Índice de Comercio al por Menor (ICM) a precios constantes fue durante el periodo estival un 1,9% mejor que el registrado en el verano de 2020, especialmente por el aumento en las ventas durante el mes de septiembre (5,2%), ya que en agosto aumentó solo un 1,1% y en julio se produjo un ligero descenso del 0,2%.

A pesar de tratarse del segundo incremento trimestral consecutivo, el sector no ha sido capaz de recuperar su volumen de negocios tal y como se pone de manifiesto en la estadística referida al número de empresas Inscritas en la Seguridad Social, elaborada por el ISTAC y que recoge tan solo la información relativa a las empresas con trabajadores dados de alta en el Régimen General. Según esta fuente, en Canarias existían a finales del mes de septiembre un total de 13.870 negocios inscritos en actividades comerciales, incluida la reparación de vehículos, lo que supone un descenso anual del 0,3% y 48 empresas menos que en septiembre de 2020, motivado por la caída de los comercios minoristas (-45) y mayoristas (-26), ya que las empresas de venta y reparación de vehículos de motor aumentaron (23). Si la comparación se hace con septiembre de 2019, año previo a la pandemia, la pérdida aumenta hasta las 881 empresas y eso que estas ya venían retrocediendo desde el año 2018 (entre septiembre de 2018 y septiembre de 2021 el comercio ha perdido 1.275 empresas inscritas a la Seguridad Social).

Estas cifras ponen de manifiesto cómo se está produciendo una caída progresiva en el número de empresas que componen el sector debido no solo a los efectos de la pandemia, sino a múltiples factores, entre los que cabría destacar una mayor concentración comercial o el incremento de las ventas a través de internet. Cambios en los hábitos de consumo y en la distribución que se han acelerado en el último año, provocando una importante destrucción de comercios que es importante contener, ya que se trata de uno de los sectores con mayor representación dentro del tejido productivo de las islas al representar un 25% del total de las empresas de servicios, según la última actualización del Directorio Central de Empresas que publica el INE.

Para el director general de Cajasiete, Manuel del Castillo, “la recuperación del comercio no va todo lo bien que nos gustaría y todos tenemos todavía mucho que hacer: las instituciones, por su parte, tienen tareas pendientes para mejorar la situación del sector. Por otro lado, el propio comercio tiene que reinventarse y, sobre todo, a nivel individual como consumidores, debemos ser conscientes de los efectos que tienen las compras que hacemos: no solo hay que valorar la calidad y el precio, sino también el origen del producto y dónde está radicada la empresa que lo comercializa, ya que, eso afecta a la creación del empleo y, en definitiva, a la economía general”.

Durante el tercer trimestre de 2021 el Índice de Ocupación del Comercio Minorista, que elabora el INE, continuaba registrando un descenso del empleo en el sector, aunque a una tasa inferior a la de trimestres precedentes (-1,3%), variación contraria a la del conjunto del territorio nacional donde ya desde hace meses si se aprecia un crecimiento, siendo la variación promedio en el trimestre del 2%.

Atendiendo a otras fuentes referidas al mercado de trabajo, como el promedio de Afiliados a la Seguridad Social, se observa en el tercer trimestre un ligero aumento del 0,2% sobre la cifra del año anterior, el primero desde el inicio de la pandemia, pero que no llega a compensar las cifras de contratos previos a la situación de pandemia. A 30 de septiembre, el número de afiliaciones del comercio canario alcanzó las 150.507, cifra que supone 976 afiliados más que hace un año, pero 7.585 por debajo de los existentes en septiembre de 2019.

Por su parte el número de parados inscritos en las oficinas de empleo registra el primer descenso promedio en un trimestre desde finales de 2019, -9,1%. A finales de septiembre existían 35.705 parados registrados pertenecientes al sector comercial, 6.199 menos que hace un año, pero 1.742 más que en septiembre de 2019. Por lo que respecta al total nacional, la afiliación promedio del trimestre aumentó a una tasa muy superior a la canaria (2,1%), al igual que el descenso medio del paro comercial que se acentúa hasta el -10,6%.

 

Las expectativas para la Campaña de Navidad son buenas, aunque no están exentas de incertidumbres

Las expectativas de unas mayores ventas asociadas a la campaña de Navidad y a una recuperación del turismo internacional permiten que la confianza del comercio crezca un 11,5% en el cuarto trimestre, el segundo mayor crecimiento tras el de “Transportes y hostelería”. Un avance en la confianza que se debe al descenso de las respuestas desfavorables sobre cuál será la evolución de sus negocios que pasan de un 39% en el tercer trimestre de año a un 31% en sus previsiones para el cuarto. Por su parte, se registra un menor pesimismo que se traslada a una prudente estabilidad que pasa del 38% atendiendo a los resultados estivales a un 46% si se tienen en cuenta las previsiones para los últimos tres meses del año, pues las respuestas que apuntan a un posible incremento de actividad tan solo varían del 24% al 23%.

Las previsiones para la campaña de Navidad son buenas, según se expuso durante la rueda de prensa, no solo por la evolución de la pandemia y el levantamiento de las restricciones, si las comparamos con las de hace un año, sino por el ahorro acumulado de las familias durante todos estos meses y que están en disposición a gastar.

Atendiendo al previsible incremento de las ventas por la recuperación progresiva del turismo internacional, Victoria González no quiso perder la oportunidad de solicitar al ejecutivo con urgencia que aplique el sistema que está desarrollando para devolver el IGIC a los no residentes de la Unión Europea, igual que se hace en el resto de Europa con el IVA. “Ahora más que nunca es urgente que se ofrezca la posibilidad de recuperar este impuesto a los no residentes comunitarios, sobre todo teniendo en cuenta que un tercio de los turistas que reciben las islas son británicos, y que tras el Brexit tienen derecho a esta devolución. Un factor de competitividad que no podemos desaprovechar como destino, además de por el hecho de que se fomenta el turismo de compras y con ello la capacidad de generar ingresos para el sector”, concluyó González.