El número de ocupados crece en 7.700 personas durante el primer trimestre del año y en 69.800 respecto a las cifras de hace un año.


El paro en Canarias cae en el primer trimestre un 7,3% respecto al cierre del año 2017 y el año 2018 comienza con 228.400 personas desempleadas, un 18,4% menos que en el mismo período de 2017.

 

La tasa de paro registra un descenso de 1,4 puntos y se sitúa en el 20,6%, la más baja desde el año 2009 y 3,9 puntos superior a la nacional (16,7%).

 

El empleo en las Islas aumenta en todos los sectores de actividad tanto trimestral como anualmente.

 

El número de parados se iguala entre hombres y mujeres. De los 228.400 desempleados que registra el archipiélago, el 49,9% son hombres y el 50,1% mujeres.


Canarias registra, durante los tres primeros meses de 2018, cifras anuales históricas de creación de empleo (69.800 empleos) y de reducción de parados (51.400) en un primer trimestre de año. Incluso se han superado los registros del año 2007, en el que el mercado laboral de las islas estaba en su mejor momento, se crearon 45.800 empleos y el número de parados se redujo en 9.300 personas en un año. 

Un histórico arranque de ejercicio que ha ido a contracorriente del comportamiento del empleo en el conjunto del país. De hecho, las islas registran una subida en el número de ocupados (7.700 personas) y un considerable retroceso en el número de parados (18.000 personas) durante el primer trimestre del año, en contra del retroceso del empleo y el leve aumento del paro registrados a nivel nacional. Favorable comportamiento en el que ha influido positivamente el retroceso de la población activa (10.400 menos en el trimestre) y la buena dinámica económica regional permitiendo reducir en un 1,4% la tasa de paro canaria hasta situarla en el 20,6%, un 3,9% inferior a la nacional (16,7%).

 

La coincidencia este año de la temporada alta turística con la Semana Santa ha permitido alcanzar, en parte, estos buenos resultados, aunque no solo se aprecia una mejora entre las actividades relacionadas con el sector turístico, sino en el conjunto de los sectores económicos pues todos ellos han conseguido mejorar sus datos trimestrales y significativamente sus resultados anuales en términos de generación de empleo. La agricultura ha visto crecer su número de ocupados en un 16,7%, con 3.400 empleos más en un año; la industria también ha experimentado el mismo incremento en valores absolutos lo que le ha supuesto una variación anual del 10,2%; mientras que la construcción ha sido el sector con mayor incremento relativo, 18,4% que ha supuesto 7.400 empleos más en un año. Liderando el ranquin regional, como no podía ser de otra manera, se encuentra el sector de servicios con 55.700 empleos más que a comienzos de 2017, un 7,8% más que hace un año.

 

Al cierre del primer trimestre de 2018 el número total de ocupados alcanzaba los 879.500, 69.800 más que un año antes; mientras que los parados ascendían a 228.400, 51.400 menos que los existentes a comienzos del año 2018.

 

El presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, valora positivamente los resultados alcanzados y se suma a la postura defendida por el conjunto de Cámaras Españolas que, el día de hoy, se han pronunciado indicando que el fortalecimiento del mercado de trabajo español debe seguir figurando en lugar destacado entre las prioridades de la política económica. En particular, a través de la supresión gradual de las debilidades estructurales en su funcionamiento, especialmente en el ámbito de la calidad del empleo, el impulso de la productividad y la inclusión de colectivos en evidente riesgo. Para ello, sería preciso revisar la eficacia de las políticas activas de empleo, avanzar en la mayor adecuación de la formación y capacitación de los trabajadores a las necesidades del mercado, o reducir la burocracia asociada al proceso de contratación laboral, entre otros aspectos.

 

En este sentido, apuntan que esta revisión del mercado laboral debería acompañarse de otras reformas estructurales clave para afianzar el crecimiento y el estado del bienestar, en ámbitos como el funcionamiento y eficiencia de las Administraciones Públicas, la financiación autonómica, el sistema de pensiones, o los necesarios consensos en materia energética o educativa.

 


Véase detalle del informe en el PDF adjunto o en la Web http://estudios.camaratenerife.com/