La construcción ha de jugar un papel fundamental en la mejora competitiva de la economía canaria


Santiago Sesé afirma que “el sector de la construcción tiene que desempeñar un papel significativo en el progreso de la economía de las islas por la repercusión que tienen las infraestructuras en la competitividad de la economía, por su efecto de arrastre en el resto de actividades productivas y por la alta capacidad de generar empleo”.

 

Un 22,5% de los empresarios tiene expectativas favorables sobre la evolución de sus negocios a corto plazo y un 55% confirman estabilidad en la actividad.

 

Al finalizar el mes de septiembre existían en las islas 47.504 afiliados a la seguridad social en el sector de la construcción y 22.869 desempleados inscritos en las oficinas de empleo púbico, 5.414 ocupados más y 4.559 parados menos que los existentes un año antes.

 



Sin ningún género de dudas el sector de la construcción ha sido el más castigado por la dura e intensa crisis que ha vivido la economía canaria. Un derrumbe en su actividad y en su empleo de los que comienza a levantarse gracias a la progresiva mejora de la obra pública y a los proyectos de rehabilitación que se están acometiendo, principalmente en el sector hotelero de las islas que está aprovechando el buen momento turístico para invertir y continuar siendo competitivo.

 

Así, si hace unos años la mayor parte de los empresarios de la construcción afirmaban que sus resultados y expectativas empresariales eran cada vez más negativos, al cierre del tercer trimestre de este año la situación económica dibuja un horizonte diferente con un 22,5% de los empresarios con expectativas favorables sobre la evolución de sus negocios a corto plazo, a los que hay que sumar un 55% más que confirman estabilidad en la actividad. Respuestas impensables hace unos años que reflejan un crecimiento de la confianza entre los empresarios que comienzan a ver la luz después de una larga e intensa crisis.

 

En este sentido la coyuntura económica y las previsiones de inversión que recogen los presupuestos de las distintas administraciones públicas que se están aprobando estos días así lo ponen de manifiesto. Inversiones necesarias que, a juicio del presidente cameral Santiago Sesé, es necesario agilizar dado el retraso al que se han visto sometidas por culpa de la crisis; y por la importancia que tiene la dotación de infraestructuras competitivas como factor esencial para mejorar el capital productivo de nuestra región.

 

En este sentido continúa afirmando que “el sector de la construcción ha desempeñado y tiene que seguir haciéndolo un papel significativo en la evolución de la economía de las islas. Un protagonismo que, poco a poco, ha de ir recuperando, no solo por su incidencia directa sobre la actividad, sino también por la repercusión que tiene sobre el resto de actividades productivas y por su importancia en la generación de empleo”.

 

De hecho, la evolución del empleo ha sido especialmente sensible a la recuperación del sector, tal y como se aprecia en el comportamiento de algunos indicadores como el número promedio de afiliaciones a la seguridad social que crecían por encima de los dos dígitos en el tercer trimestre del año (11,6%), a la vez que el número de desempleados inscritos en las oficinas de empleo público que continuó retrocediendo a una tasa del 16,5% en su promedio trimestral en relación a los desempleados existentes en el tercer trimestre de 2016.

 

Al finalizar el mes de septiembre existían en las islas 47.504 afiliados a la seguridad social en la construcción y 22.869 desempleados inscritos en las oficinas de empleo púbico, 5.414 ocupados más y 4.559 parados menos que los existentes un año antes. Datos que hacen ver con optimismo la recuperación del empleo en el sector, intensivo en mano de obra y, por tanto, con gran capacidad para tirar de la bolsa de desempleados estructurales que registra el archipiélago. En este sentido el presidente cameral quiso apuntar que el desempleado procedente de la construcción no debe dejar de formarse ya que, “para acceder a un nuevo puesto de trabajo, no solo bastará con que se cree la oferta del mismo, sino que además se requerirá al potencial trabajador de una serie de conocimientos y acreditaciones que le obligan a actualizarse y profesionalizarse de manera constante”.

 

Mejora significativa en las licitaciones de edificación

 

En cuanto al tipo de actividad pública, los presupuestos de los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el tercer trimestre registran un incremento del 14,8% respecto al trimestre anterior, pero retroceden atendiendo a la tasa de variación anual en un 21,9%. Obras que, según la tipología, muestran un aumento en las de edificación tanto en su variación trimestral (67,5%) como en su comparativa anual (11,6%); mientras que las de ingeniería civil, experimentan una variación negativa respecto al segundo trimestre (-12%) y también en su comparativa con el mismo trimestre de 2016 (-39,4%).

 

Los indicadores de la actividad privada reflejan comportamientos dispares. Por un lado, los visados de dirección de obra tramitados durante el tercer trimestre fueron un 21,5% inferiores a los del mismo período del año anterior, mientras que las certificaciones fin de obra aumentaron anualmente un 79,5% en el mismo período, así como su valor de liquidación, que es un 41,3% superior al de hace un año.

 

El sector inmobiliario se muestra dinámico

 

La recuperación del empleo y las propicias condiciones financieras están favoreciendo la compraventa de viviendas que registra en el tercer trimestre de 2017 un aumento anual del 18,1%, debido tanto al incremento de la compraventa de viviendas nuevas (30%), como de viviendas usadas (15,2%).  Del mismo modo, el número de hipotecas sobre viviendas durante el citado periodo aumenta un 10,8% respecto al tercer trimestre de 2016, al igual que el importe de las mismas, con un crecimiento del 19,8%.

 

Mayor dinamismo en el sector inmobiliario que también se refleja en el precio de la vivienda protegida, que aumenta un 1,7% en el último año y, especialmente, en el precio de la vivienda libre cuya variación anual es del 5,5%.

 

Véase detalle del informe en la Web  http://estudios.camaratenerife.com